Nacer con USD 1,000 bajo el brazo

Imagina que llegas de visita un día a casa de tus padres y éstos te piden conversar sobre un tema muy importante. No tienes idea de qué se trata, sin embargo, por sus gestos presagias que no son buenas noticias. Te equivocas.

  • Ya tienes 35 años y creemos, tu padre y yo, que es tiempo de contarte algo.
  • No estábamos seguros si era el momento adecuado pero, ya que estás emprendiendo nuevos proyectos, tu madre y yo creímos que sería una buena idea.
  • Te pones nervioso, no entiendes nada, pero no pierdes la serenidad.
  • Bueno, ¡directo al grano! –exclama tu padre. El día en que naciste, tu madre y yo decidimos crear un pequeño fondo que en el futuro pudiese ayudarte con tus estudios, la compra de un departamento, o cualquier otra cosa. En ese momento, lo creamos con USD 1,000, e hicimos un compromiso de hacer depósitos mensuales de USD 100, hasta que cumplieras 10 años. ¡Ahora este fondo ha alcanzado un valor de casi USD 500,000!

Lo que parecería ser una ficción, en realidad, no lo es. USD 499,295, es lo que hubiera rendido un capital de USD 1,000 con adiciones de USD 100 mensuales por los primeros 10 años, en un periodo total de 35 años a una tasa de 10%, que es el rendimiento que ha tenido el mercado americano en este periodo (S&P 500).

Lo increíble de esta historia es que tus padres solo habrían invertido USD 13,000 (USD 1,000 como inicial y USD 12,000 en 10 años con cuotas de USD 100 mensuales). Es decir, ¡USD 487,000 sería únicamente rentabilidad!

Muchos se preguntarán, ¿cómo es posible que con una inversión tan baja pueda obtenerse una rentabilidad tan alta? La respuesta es: el interés compuesto. Se dice que Albert Einstein en alguna oportunidad dijo: “el interés compuesto es la fuerza más poderosa del universo”; al parecer, no se equivocó.

En un próximo artículo desarrollaremos a detalle de qué se trata el interés compuesto, y por qué no deberías permitir que pase más tiempo sin generar un fondo de ahorro para tu futuro.

Comments are closed.